• Denisse Castillo - Health Coach

Ají de Gallina Whole30

Actualizado: ago 20

Como ya saben, no soy chef y más bien soy bien torpe, pero hago lo que puedo en la cocina para poder comer cosas delis en su versión más saludable, porque hacer dieta no tiene por qué ser aburrido e insípido. Creo que ese siempre ha sido el motivo principal para que todas mis dietas se vayan por un tubo... me aburría, la comida era siempre la misma, no me sabía a nada, etc.


Este ají de gallina es una versión más saludable, pero tampoco la convierte en "light" ni comerla va a hacer que milagrosamente bajen de peso. La receta no incluye pan ni leche, pero sí incluye pecanas y leche de coco, que son altos en grasas pero buenas y semi-buenas. ¿Y de qué me sirven las grasas buenas? Pues fortalecen el corazón, hay estudios que indican que pueden estar relacionadas al bienestar de la salud mental, disminuyen el riesgo de enfermedades coronarias. En el caso del coco, no es una grasa que se recomiende comer todos los días porque tiene bastantes calorías, pero es ideal para usarlo de cuándo en cuándo, para cortar el cafecito, para cocinar, ideal para intolerantes a la lactosa, veganos y vegetarianos. Tiene ácidos cáprico, caprílico y láurico, buenos para reforzar la actividad cerebral y para dar energía. Además, para cobatir la cándida y un sinfín de enfermedades, pero no me quiero poner técnica ni dármela de doctora cuando no lo soy. El hecho es que tiene muchísimas vitaminas, minerales, omegas y que sin excesos, es muy bueno para nuestra salud y peso y hasta pueden ayudarnos a nivelar el colesteron aumentando del tipo bueno y mejorando el del tipo mal y hasta a bajar los triglicéridos. En el caso de las pecanas, la grasa buena que poseen nos ayudan también con el sistema cardiovascular, la digestión, tienen propiedades anticancerígenas y son buenísimas para la piel, entre otros beneficios. Bueno, sin más, aquí les dejo la receta: Ingredientes: (Para 1 porción) 1 pierna con encuentro (mis favoritas) Un poco de apio, zanahoria, poro y kión para sancochar el pollo y guardar el caldito. 2 ajíes amarillos 1 cebolla roja chica 1 cm de kión 1 diente de ajo 1 puñado de pecanas 1/2 taza y un poquito más de leche de coco fresca (Recomiendo la de Botica Natural) Aceite de oliva Aceitunas, huevo duro, papa y/o perejil para adornar Preparación: Primero puse a hervir las dos piernas con encuentro, en agua con un poco de zanahorias, apio, poro, kión y sal. Sancoché cerca de 40-50min a fuego medio-alto hasta que el pollo quedó sancochado, pero aún jugoso. Guardé el caldito de pollo para otro plato y dejé enfriar las piezas que luego deshilaché y reservé.

Aprovechas y tienes un caldito deli

Mientras se hacía el pollo, hice el "arroz" de coliflor. Simplemente se corta la coliflor en arbolitos (Quitan el tallo enorme de abajo, mejor. Yo prefiero que predomine lo blanco que lo verde. Yo lo guardo para hacer caldito de verduras después pero podrían aprovechar y usarlo a momento de hervir el pollo) Cortan los "arbolitos" y tienen 3 opciones: o lo pican con cuchillo, finito, finito, o lo rallan con el rallador convencional que tenemos todos en casa o lo procesan si tienen un procesador en casa. No hace falta que se ocmpren uno si sólo lo quieren para esto. No tiene sentido. Yo uso el procesador porque ya lo tengo y lo uso para miles de cosas más, eh! Bueno, una vez que tienen el "arroz" lo que hago yo es cocinarlo en un poco de aceite de coco con algo de ajo molido, sal y pimienta. A fuego medio-alto en mi cocina, toma cerca de 5-6 minutos. Vean cómo les va en la suya para que esté bien cocinado. Mientras menos cocinado esté, más probable que les pueda dar gases y no queremos eso ¿no?. Lo terminan y lo reservan. Yo siempre le pongo un poco de perejil picado porque me encanta pero depende de la preparación. Hay miles de formas de hacerlo y variará de gusto en gusto y de plato en plato.


Por otro lado, corte los ajíes por la mitad, les quité las venas y semillas y los herví 3 veces en agua. Creo que podría ser 2 veces nada más, para que quede algo de picantito. Si no, queda el sabor delicioso pero cero picante. Una vez hervidos, los licué con un poquito de aceite de oliva para que se forma una pasta. Reservé.

Corté la cebolla chiquitita y la freí en aceite de coco por unos minutos. Cuando están las cebollas un poco transparentes, agregamos el diente de ajo picadito, doramos un poquito y echamos el ají licuado anteriormente. Mezclamos todo y cocinamos unos minutos y echamos 1/4 de taza de leche de coco. Van cocinando y cuando se espese, echen 1/2 taza más. Vayan lento que no hay nada peor que un ají de gallina aguado y no nos queremos exceder. Cuando ya está un poco espeso, le echan sal y pimienta y agregan el pollo deshilachado y las pecanas cortadas chiquittitas. Cuando enfría, es probable que se espese aún más, por eso el "un poquito más de leche de coco" de los ingredientes. Pueden echarle un poquito hasta que tenga la consistencia que les guste, pero calculo no debe ser ma´s de 1/8-1/4 de taza adicional, dependiendo del gusto de cada uno.

Listo. Así de facilito y como ven en mis fotos (malísimas pero reales jaja) , nada complicado ni muy refifi. Sirven si quieren con una rodaja de papa (no se maleen con sus porciones que la idea es comer mejor y menos), aceituna y huevo duro para decorar y si eres como yo, perejil por todos lados para darle vida y sabor :) ¡Que lo disfruten!


10 vistas
La Consuelo Health Coaching
  • índice
  • 1200px-Facebook_Messenger_4_Logo.svg
  • b92fb6bd92b53e40ad90b1a160b33b0d
  • Facebook
  • Instagram
  • Icono social LinkedIn