• Denisse Castillo

Mi vida & Whole30


Como algunos deben saber, porque les he contado en la web e infinidad de veces en mi página La Consuelo, desde los 7-8 años sufrí de migrañas fortísimas que me tuvieron decenas de veces en la clínica, tomando miles de pastillas, gastando mucho dinero en miles de doctores, con miles de inyecciones y sufriendo constantemente porque nunca se me iban ni encontrábamos el motivo.

Llegué a caer en manos de una doctora "renombradísima" que decidió tratarme con pastillas para la epilepcia (que claramente no sufro) que me adormecían la cara y la mandíbula y no me dejaban dormir y ¡oh sorpresa! tampoco me quitaban el dolor de cabeza.

Traté con todo lo que puedan imaginarse: acupuntura, reflexología, yoga, meditación, dieta vegana, vegetariana, aceite de CBD, todo.

Llegó un punto en mi vida en el que ya estaba acostumbrada a tomar unas pastillas fortísimas que me traían desde Buenos Aires - Argentina, que eran un cóctel que mataría a un caballo, pero yo me tomaba 5-6 pastillas diarias para poder vivir, porque no podía con el dolor.

En el año 2016, además, tuve una lesión en el hombro que me hacía llorar del dolor. Nuevamente miles de doctores, miles de pastillas, tomando Tramal todos los días, relajantes musculares, infiltraciones, terapias, ventosas, masajes, acupuntura... nada ayudaba porque mi condición de hiperlaxa me empeoraba la situación. Desarrollé una bursitis que no me dejaba dormir. Me despertaba del dolor llorando y, si le sumamos las migrañas, mi vida era un infierno absoluto.

En el año 2017 fui a un Simposio de Medicina Funcional donde, entre una cosa y otra, la Dra. Shilpa P. Saxena, catedrática de Medicina Funcional en la George Washington University y de la University of Miami, mencionó la "dieta de eliminación". Ella comentó que muchas veces recibía pacientes que no sabían cómo curar determinada condición y que, lo primero que les mandaba a hacer, era una dieta de eliminación. ¿Pero qué es eso?

Siendo como soy, me puse a investigar en la web todo lo posible acerca de esa dieta. Quería a toda costa eliminar mi migraña y la bursitis que me aquejaba. Investigando un poco, me topé con la dieta Whole30, creada por Dallas y Melissa Hartwig en el año 2009. Era una dieta de eliminación llevada un poquito más allá ya que, además de eliminar todo tipo de alimento potencialmente inflamatorio (sin importar lo "saludables" que fueran), también eliminaba por completo cualquier tipo de azúcar agregado. "Manos a la obra" pensé.

Compré sus libros, estudié, averigüé y me enrumbé en esa aventura. Fue lo más difícil que hice. La pasas mal, es fortísima y súper exigente y yo la hice sola sin ningún tipo de ayuda, decidida a eliminar mis achaques.

En el interín, tuve que operarme el hombro ya que resultó ser que me había crecido una calcificación en forma de uña en el acromio y ésta, al mover el hombro, había estado serruchándome el tendón y estaba a punto de romperse. Abrieron, lo lijaron, limpiaron el tendón de todo los desmenuzado y cerraron. Si bien ayudaron a que el tendón no se rompiera, la bursitis seguía ahí pero con todo y operación, seguí con esta dieta que diraba 30 días.

Los 12-14 primeros días fueron INTENSOS, estaba adolorida por la operación además de tener migraña... pero aproximadamente el día 20 me di cuenta que hacía un par de días que no tomaba nada para el dolor de cabeza. Después de 30 años de sufrir sin parar, ya no me dolía la cabeza. Además, bajé de peso, me deshinché, mejoró mi humor, mejoró mi digestión, mi piel estaba radiante, dormía como nunca antes en mi vida y me sentía absolutamente empoderada y en control de mi salud. Después de 30 años pasé de tomar 6 pastillas diarias a tomar 1-2 al mes como mucho (más que nada por un tema hormonal) pero ya no sufría.


La dieta Whole30 cambió mi vida en formas en que no podrían creer. Resultó ser que todos mis achaques eran producto del gluten y del azúcar agregado. Dejé atrás mi malestar y aprendí a cocinar platos deliciosos, a ser más consciente con mi alimentación, a no ceder ante los antojos, a valorar los alimentos y a ser más feliz.


Esta es una dieta increíble que, con el tiempo y la repetición, te llevan a dominar a los alimentos y no permitir que estos te dominen.


Si quieres saber más al respecto y de qué manera puedo ayudarte con esto, escríbeme para saber más :)




86 vistas
  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram