• Denisse Castillo

Quinotto

En casa tengo ahorita leche de coco y leche de almendras que me mandaron de La Mejorada así es que, antes que se malogren, quise aprovechar en cocinar algo deli. Como saben, la leche vegetal no es ideal sólo para veganos, sino también para quienes, como yo, son intolerantes a la lactosa. Yo no soy vegana. Trato de comer poca carne roja, pero hoy me provocó maleadazo un buen pedazo de carne. En mi caso, mi favorita (aunque muchos me dicen que estoy loca) es la malaya. La amo. Entonces fui a comprar un corte gordito y jugoso para, pensaba yo, hacerme una carne frita con una salsita de leche y champiñones, quizás espesada con harina de almendras o algo similar, pero llegué a mi casa y pensé que quizás me podía poner creativa y hacer algo con quinua... así es que me animé a hacer algo como un quinotto. Digo "algo como" porque ni busqué recetas, sino que quise hacer algo cremosito con todas mis cosas favoritas. Aquí les digo lo que usé y luego les explico cómo hice.


Ingredientes:

1 taza de quinua cruda, bien lavada

2 1/4 tazas de agua 1 bandeja de champiñones 1 cebolla roja chica 3/4 de taza de leche de coco La Mejorada

1 cucharadita de ajo molido (o lo que les guste) Un pocotón de perejil picado

Sal y pimienta al gusto

Aceite de oliva

Además, tenía un buen corte de malaya que me alcanzaba para 2 porciones generosas y tenía 1 atado de acelgas. Es un muy buen acompañamiento para este plato. Les cuento cómo hice con todo. Preparación: Lo primero que hice, fue lavar bien una taza de quinua y cocinarla. A la par, en una sartén con aceite de oliva extra virgen y un poco de ajo molido, doré la cebolla picada finamente y cuando estuvo lista, le agregué los champiñones cortados en láminas. Salpimenté y eché un poco de perejil picado (Ya saben que a todo le pongo perejil picado. No tiene pierde). Reservé unos cuántos champiñones en un pyrex y el resto lo dejé en la sartén. Una vez que la quinua estuvo lista, tomé 1 taza de quinua cocida (salen aproximadamente 2 tazas cocidas de 1 taza cruda) y la agregué a la sartén con la cebolla y champiñones salteados y agregué 3/4 de taza de leche de coco. Rectifiqué sal, pimienta y agregué un poco más de perejil porque ¿por qué no? En otra sartén, freí los pedazos de malaya en un poco de aceite de oliva extra virgen (pueden usar lomo o la carne que más felices los haga) y a un costadito, puse 8 hojas de acelga cortadas en pedazos pequeños con un poquito de sal de Maras, así se cocinaban rápidamente mientras terminaba de hacerse la carne. Serví en dos platos esta suerte de quinotto de champiñones, un pedazo de carnecita y una porción de acelgas y un poco de los champiñones que reservamos para decorar con más perejil. Un almuerzo de ensueño que salió de la nada. Les recomiendo que lo prueben en casa porque es super sencillo y riquísimo 😋 Para los que se preguntan qué pasa con lo que quedó de quinua que no usé... pues ya tenemos quinua para otro día 😉 así no ensucio más de lo que necesito y ahorro tiempo. ¿quién se atreve a hacerlo?

42 vistas
  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram